El Gobierno del Estado y el Ayuntamiento de Morelia decidieron caminar juntos para enfrentar la pandemia del Covid 19 y así evitar que la ola de contagios en este cierre de año, continúen contándose diariamente por decenas haciendo insuficientes los servicios de salud con los que dispone el municipio.

El decreto de este sábado, es una respuesta inmediata al anuncio del viernes pasado respecto a que dos instituciones privadas se encuentran en su tope máximo de espacios dedicados a enfermos de coronavirus. Es decir, sin camas disponibles para más pacientes.

Así, tanto el estado como el municipio buscan frenar la movilidad de los morelianos cancelando temporalmente las actividades esenciales y cerrando el Centro de la capital de Michoacán, durante los días que restan de diciembre y del próximo mes de enero.

Sin descripción disponible.

Con esta medida, tanto la administración del gobernador, Silvano Aureoles como el ayuntamiento encabezado por Raúl Morón, dejan atrás una serie de desencuentros sobre la obligatoriedad del cubrebocas, el cierre de negocios y la celebración de ciertos eventos públicos que uno consideraba riesgosos y el otro importante, como el informe de gobierno en la capital que al final sí se realizó pese a las recomendaciones de no llevarlo a cabo.

Antes del decreto del sábado, el mensaje más reciente de unidad fue la cancelación de las fiestas guadalupanas y la búsqueda de lugares alternos para el llamado Cañafest.

En ese momento, tanto el estado como el municipio autorizaron diversos espacios públicos para que los comerciantes no vieran afectados sus ingresos y tanto ellos como los asistentes, estuvieran en lugares seguros.

Ahora, la intención es endurecer aún más las medidas en la capital cuyos contagios se multiplican sin reparo hasta sumar actualmente 7 mil 771 casos.