El Lago de Pátzcuaro agoniza y no hay nadie que lo salve: maquinaria está descompuesta, faltan recursos y autoridades no atienden la problemática

El Lago de Pátzcuaro está siendo invadido por el lirio acuático, especialmente en la zona de los Muelles General, San Pedrito y Las Garzas, así como en la Isla de Uranden, donde debería haber agua y hoy solo hay maleza, “esto ya es un pantano” se escuchó decir a una persona mientras subía a una de las lanchas.

La falta de lluvia y el incremento de las aguas residuales que caen al lago directamente ha ocasionado que uno de los símbolos más emblemáticos de Michoacán esté en decadencia por la proliferación de la planta acuática.

El director de ecología de Pátzcuaro, Joaquín Garduño Maya; el ingeniero naval Román Bustos Gómez, capitán de puerto; y Juan José Morales Hernández, integrante de la Sociedad Cooperativa del Muelle General, coincidieron en que el Lago de Pátzcuaro está en crisis, y no hay quien los apoye, ya que el Gobierno del Estado a través de la Comisión de Pesca, solo les dijeron que la máquina dragadora o cosechadora estaba descompuesta y que el Ayuntamiento tenía que reparar la falla, ante la falta de recursos y el cierre fiscal no se designaron los 120 mil pesos que se necesitan.

Joaquín Garduño especificó que el Ayuntamiento, en coordinación con la Cooperativa del Muelle General, destinaron 50 mil pesos para aplicar el programa de empleo temporal para contratar a habitantes de las islas para que retiren el lirio, con dos cuadrillas que iniciaron a trabajar el pasado lunes, sin embargo, también originarios de las islas y de algunos poblados ribereños se han sumado a jornadas de extracción del lirio, que ante la falta de agua se encuentran enraizados.

Dijo que el lago ya no necesita más estudios, ya que se han hechos varios, sin embargo, no se han tenido acciones físicas para el rescate, en el caso específico de el incremento el lirio en el lago, señaló que es un problema que ha sido desatendido desde hace varios años y una medida para combatir la problemática es la aplicación del programa de empleo temporal, que en caso necesario sería de manera permanente, pero a partir del 2021, ya que al final de este año ya no se cuentan con los recursos monetarios para dicho fin.

Descartó que el exceso de lirio se deba a los fertilizantes que se utilizan en las huertas de aguacate o de frutillas y que a través de la lluvia pudieran haber llegado al lago, como comentaban los isleños o habitantes de los pueblos de la ribera del Lago, “no hay nada que lo indique”; dijo que los nutrientes que está recibiendo el lago son por las aguas residuales que llegan directamente al manto acuífero, en especial las descargas del río guani , para ello, comentó que con estudiantes del Instituto Tecnológico Superior de Pátzcuaro, se está levantando un inventario de dichas descargas.

Garduño Maya mencionó que otros de los problemas detectados es el taponamiento de drenes naturales del Lago de Pátzcuaro, citó como ejemplo el que se ubica del Muelle San Pedrito a la isla de Uranden.

Lleva quince años tapado, hay otros drenes del lago en las mismas condiciones”

Con relación a las máquinas del dragado, explicó que, en coordinación con la cooperativa del Muelle General, se acordó que cada uno pondría el 50 por ciento para el diésel, pero resultó que la draga se descompuso. 

La imagen visual del lago es deprimente, donde debería haber agua solo se ve el lirio acuático verde, floreciente y se sigue extendiendo; a un costado del muro de contención se ubica el lirio seco, que en faenas han retirado los pobladores de manera voluntaria, pero esto no ha sido suficiente para detener la proliferación de la flor acuática.

El capitán de puerto, Román Bustos, señaló que ante la gravedad de esta situación se acordó tener un trabajo coordinado ya que las afectaciones para las embarcaciones tanto comerciales como de la capitanía de puerto han sido graves, ya que el lirio se enreda en las hélices dañando los propulsores, además de dificultar la navegación, en caso de emergencia el traslado se retrasa debido a la gran cantidad del lirio acuático, “nos dificulta el accionar”, incluso hasta las actividades cotidianas se ven afectadas.

El ingeniero naval mencionó que, comparado con el año pasado, el lago ha tenido una reducción de al menos medio metro de profundidad en los muelles, que tienen ahora solo 1.5 metros de profundidad, “es muy poco”, aunado a que el lirio consume mucha agua para su crecimiento .

La disminución de desniveles dijo, se empezó a presentar en marzo, misma que se agudizó en los meses de septiembre a noviembre por la falta de lluvia, “cada año con la lluvia el lago recuperaba su nivel, este año no fue así, hubo menos lluvias”.

Por parte de la Cooperativa de lancheros del Muelle General, Juan José Morales, declaró que las afectaciones económicas han sido significativas ya que han tenido que reparar varias de las lanchas porque los propulsores se descomponen porque el lirio se enreda en las hélices de la embarcación, además del deterioro visual que ocasiona la mancha del lirio acuático. Como medida de solución, empezaron a retirar el lirio en faenas cada dos veces por semana, estimó que al menos han retirado unas cinco toneladas de la planta, “aunque cuando se seca, pues pesa menos”. 

Juan José mencionó que la raíz del lirio es de 30 a 35 centímetros, y no era un problema retirarlo en la época de lluvias, ya que al subir el nivel del lago de Pátzcuaro la raíz flotaba y su extracción era más fácil, situación que no ha ocurrido en este año, ya que al no elevarse los niveles del agua la raíz sigue enraizada entre el lodo y eso dificulta su extracción por lo pesado, de ahí que solamente las faenas para retirarlo sean de tres horas.