Los conservadores del viejo régimen corrupto, representados por el PRI, PAN  y PRD, se agruparon para mantener los privilegios a los que estaban acostumbrados; por lo mismo,  formalizaron sus ambiciones en la alianza opositora  “Va por México”, que tiene como objetivo central arrebatar la mayoría que tiene Morena en la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, frenar al Presidente Andrés Manuel López Obrador, impulsar medidas regresivas y cancelar los programas sociales aprobados por la 4T, manifestó Carlos Torres Piña.

De acuerdo con un comunicado, explicó que como la Cámara de Diputados tiene la facultad exclusiva de aprobar el presupuesto federal, los conservadores que ya se quitaron la máscara, se han fijado la meta de apoderarse de la mayoría parlamentaria para quitar el presupuesto para los pobres, cancelar todos los programas sociales que se aplican en el país, como son las pensiones para los adultos mayores, los programas para discapacitados, las becas para estudiantes y para jóvenes.

Esa alianza electoral, puntualizó Torres Piña, ya sin divisiones ideológicas de fondo, porque son lo mismo, no acepta que se mejore el sistema de salud, que haya medicamentos gratuitos y que se fortalezca la educación pública, porque siempre apostaron por la privatización.

Los conservadores han dicho muy claro que no les importan las gubernaturas, las diputaciones locales y las presidencias municipales y lo único que les interesa son las diputaciones federales, porque desde ahí pretenden realizar reformas para desmontar la 4T.

Con esa meta han trasladado esa alianza opositora a los estados y por lo mismo ya se repartieron las candidaturas, van a una batalla que le da la posibilidad a Morena y sus aliados de derrotarlos juntos y profundizar la 4T en todo el país.