El compromiso es terminarlo en diciembre de 2021; ya se destrabaron diferencias con el municipio y se solucionó el desvío de rutas con transportistas.

A cinco meses de iniciada la obra de construcción del nuevo distribuidor vial del crucero Mil Cumbres en Morelia, la obra cerrará este año con un avance del 17 por ciento en la infraestructura civil. El compromiso de terminarla antes de diciembre del 2021 se mantiene vigente a pesar de las contrariedades financieras por las políticas federales, especialmente en cuanto al recurso disponible.

Información de la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas (SCOP) del gobierno estatal destaca que se mantienen los trabajos de construcción, tanto la zona donde se ubicará el gran paso a desnivel como en los tres patios de construcción ubicados donde se arman por separado las piezas antes de ensamblarse, ubicados en su mayoría a las afueras de la capital del estado.

MORELIANOS PREFERÍAN OTROS PROYECTOS

El crucero representa una de las entradas más importantes de la ciudad de Morelia, en dónde coinciden ciudadanos de municipios conurbados, desarrollos habitacionales de la periferia de la capital michoacanos y vehículos que vienen o transitan hacia las autopistas federales.

En pocos kilómetros a la redonda confluyen también una gran cantidad de centros comerciales, zonas bancarias, colegios, universidades, dependencias de gobierno y hasta medios de comunicación locales, lo que la hace uno de los puntos más transitados en toda la zona urbana de Morelia.

En pocos kilómetros a la redonda confluyen también una gran cantidad de centros comerciales, zonas bancarias, colegios, universidades, dependencias de gobierno y hasta medios de comunicación locales, lo que la hace uno de los puntos más transitados en toda la zona urbana de Morelia.

No obstante, tal como ha recuperado esta casa editorial por medio de sondeos y comentarios en sus redes sociales, la gran mayoría de los morelianos no consideraba este punto como una zona tan conflictiva al tránsito y veía más problemáticos los semáforos previos sobre la avenida Camelinas, que se mantendrán prácticamente igual, de acuerdo con el proyecto de la obra.

También, ciudadanos coincidían en que había proyectos que debieron evaluarse con mucho mayor prioridad antes de este distribuidor, como lo es reparar los ya existentes en Salida a Quiroga y a la Ciudad de México.

También una ampliación de carriles o una mejora vial en la desembocadura del túnel del Ramal hacia Camelinas.

La ejecución del distribuidor a Mil Cumbres consistirá en la construcción de dos viaductos elevados, dos puentes para vueltas izquierdas, un paso deprimido, drenaje pluvial y cableado subterráneo de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

El proyecto considera también 4 kilómetros de ciclovía unidireccionales en las calles laterales y espacios públicos en bajo puentes, al igual que la reconstrucción de banquetas peatonales, equilibrando el transporte vehicular con los medios no motorizados.

De los recursos económicos que serán ejercidos en la obra, 380 millones de pesos son aportados por el Gobierno de México y el resto por la presente administración estatal. Se destaca la gestión como uno de los principales motores para la consolidación de la importante obra que forma parte del proyecto de modernización urbana de Morelia.

SOLUCIONAN PROBLEMÁTICAS

Cabe mencionar que desde hace al menos mes y medio, el incremento en la movilidad de camiones de carga de materiales, maquinaria pesada y como consecuencia, los carriles laterales de la avenida Acueducto se redujeron de dos a un solo carril en la mayor parte de la vialidad.

Con base a lo anterior y a la gran cantidad de flujo de movilidad en la zona oriente de la capital michoacana, habilitaron tres patios de trabajo ubicados en Tacícuaro, Tiripetío y la colonia Buena Vista, puntos dese donde cada semana se trasladan las partes de ensamblaje del puente.

Según información de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), la ejecución Financiera de la obra de 430 millones de pesos alcanza el 60 por ciento. Hasta el momento no se han registrado problemas de ejecución con respecto a los recursos.

Los problemas entre estado y municipio también se han solucionado en su totalidad. Luego de que en la primera semana de construcción la empresa ejecutora dañara uno de los colectores pluviales subterráneos, la información y coordinación respecto a la ubicación de más infraestructura subterránea no se ha socializado, pero ya se solucionó de forma interna.

Hasta el momento, los daños ya fueron reparados y no se han generado más contratiempos en el desarrollo de la infraestructura civil del libramiento. Para la última semana de este 2020, el largo de la construcción abarca la distancia de hasta 2 kilómetros sobre la avenida Acueducto y hasta el libramiento.

Los problemas de movilidad fueron controlados luego de tres meses de ejecución. La reducción de los carriles de la avenida principal y la ubicación de tianguistas y comerciantes, implicó problemas de tránsito para las más de siete rutas de transporte colectivo que confluyen en la zona oriente de Morelia.