La población de Chiquimitío, tenencia que pertenece al municipio de Morelia, se encuentra al norte de la capital michoacana y no podrás creer tanta belleza a tan solo unos minutos de la ciudad.

Etimológicamente su nombre, con raíces en el náhuatl Chiquihuit: cesto o escudo, Hua: posesión y Can: lugar; que significa “lugar de los que tiene cestos o escudos”. Desde su fundación en 1887 este poblado se convirtió en un centro cívico-religioso

Se localiza al noroeste de Morelia a 10 kilómetros por la carretera a Torreón Nuevo, Chiquimitío colinda al norte con Tarímbaro; al sur con Cuto de la Esperanza; al este con la ciudad de Morelia y al oeste con la tenencia de Teremendo de los Reyes. Tiene un clima templado.

Chiquimitío es un área llena de encantos: desde su templo, el del Santo Niño Jesús,  su cascada,  sus manantiales y la Presa de Chiquimitío,  sin olvidar el toque tan especial que le dan sus piedras de cantera, entre muchos otros.

Chiquimitío ha permanecido fiel a su tradicional aspecto, dividido por los barrios de Lourdes, Cerrito, Chacuaro, Molino, Plaza y Cruz de Caminos, es un centro religioso para la región, pues allí se venera una imagen milagrosa del Niño Jesús más pequeño del mundo.

El templo es una construcción de reciente factura, ya que en ella se utilizaron materiales como cantera, cemento, mortero, etc. Tiene techo de concreto.

Partiendo de Morelia, después de Torreón Nuevo es muy sencillo llegar por la carretera rumbo a la colonia Metamorfosis. Primero, te encuentras con una placita con un hermoso quiosco y más arriba está el Templo.

Del templo puedes dirigirte hacia una cascada que te dejará asombrado de su belleza y su cercanía con las zonas urbanas que la preceden.

Para ir a la cascada, llegando al quiosco tomas la calle a la derecha y encontrarás una «Y», lo bueno que ambos caminos te llevan, pero el de la derecha es más directo, bajas por ahí hasta que encuentres un camino de terracería que debes seguir y aproximadamente a un kilómetro encontrarás un sembradío de elotes como con un caminito marcado, pasas la cerca y sigues ya a pie.

Se pone emocionante el asunto: llegarás a un punto donde hay piedras grandes y tendrás que bajar por ellas con mucho cuidado y seguir el camino. Sin problemas llegas y tu vista te lo agradecerá por lo espectacular que es.