La dirigencia panista asegura que su senadora mediría mejor que Jorge Hank, quien ya amenaza con romper la coalición.

Las definiciones en torno a la coalición «Va por México» están lejos de ser un hecho. En varios estados la militancia, ya sea del lado de Acción Nacional o del PRI, ha manifestado su desacuerdo. Es el caso de Baja California, donde la alianza para promover la postulación del priista Jorge Hank Rhon no prospera.

Lo anterior no quiere decir que el dueño de Grupo Caliente no tenga oportunidades de contender por la gubernatura en 2021 sólo por el PRI, ni que la coalición se haya caído, pues los cinco candidatos a las alcaldías de Baja siguen en juego, y ahí el PRI y el PAN ya habrían llegado a un consenso.

Sin embargo, Morena ya presentó a Marina del Pilar como su abanderada. Y es con una cuña de la misma madera como el PAN respondería: con la senadora Gina Cruz.

Se pudo saber que la panista sería la que mejor mide frente al resto de aspirantes a la gubernatura, incluyendo a otra mujer, Eloísa Talavera Hernández.

Opinión contraria a la de Hank Rhon quien ya amenazó con cruzar los brazos y no operar para la coalición.

Tras las diferencias con el priismo, explicó la misma fuente, la dirigencia de Marko Cortés habría descartado usar la carta independiente de Héctor Osuna Jaime -quien pese a todo aún podría postularse por el partido local, el PBC-, y en contraste buscaría garantías para que la estructura tricolor opere en favor de Cruz Blackedge.

La lección histórica que dejó el 2018 al priismo y al panismo es lo que hasta ahora ha evitado una ruptura pública, aun cuando la tensión no ha bajado.

Pues mientras en el PRI aseguran que el mejor posicionado en cualquier encuesta es Hank, en el PAN saben que su popularidad viene acompañada de un nivel similar de negativos, lo cual sería insuficiente para vencer a la 4T.