De acuerdo con la iniciativa que impulsó la diputada panista Irma de Anda Licea, la pena máxima de 10 años sólo se aplicaría si la enfermedad fuera incurable

El Congreso de Jalisco aprobó sanciones de hasta 10 años de cárcel para las personas que de manera intencional contagien o propaguen enfermedades como VIH o COVID-19.

El delito se llamará “Peligro de Contagio” y también establece multas económicas que van de los 4,000 a los 24,000 pesos para quien sabiendo que porta una enfermedad infecto-contagiosa, incurra en conductas o acciones que impliquen una situación de riesgo de transmisión a otras personas.

De acuerdo con la iniciativa que impulsó la diputada panista Irma de Anda Licea, la pena máxima de 10 años sólo aplicaría si la enfermedad fuera incurable y aumentaría una cuarta parte cuando la víctima sea menor de edad.

Lo anterior, aprobado en la Comisión de Puntos Constitucionales, implica la adición del Capítulo 11 denominado “Del Peligro de Contagio y Propagación de Enfermedades”, al Código Penal del Estado de Jalisco, con la finalidad de establecer como delito infectar con enfermedades graves.

(Foto: EFE/Gustavo Amador)

Esta medida se está tomando como recurso para reducir la cadena de contagios de COVID-19 en Jalisco, sobre todo por el descuido de personas que no han acatado las restricciones sanitarias impuestas por las autoridades.

La legisladora del PRI, Mariana Fernández, quien se abstuvo de votar la iniciativa, destacó que es necesario asegurar que no se vulneren los derechos de los pacientes que son portadores de estas enfermedades y que se garanticen sus derechos humanos.

No creo que nadie se levante con ganas de estar contagiando al mundo entero, debemos cuidar que no se violen derechos humanos, que no se esté criminalizando y no haya un tema de discriminación”, manifestó.

Finalmente, la iniciativa de ley se turnará al Pleno este jueves para ser votada.

En caso de enfermedades incurables como el VIH, las penas serán de hasta los 10 años de prisión.

Al último corte de cifras federales, se reportó que la entidad jalisciense forma parte de la lista de estados con más casos activos, es decir, personas que presentaron síntomas en los últimos 14 días y que de no cumplir con el debido aislamiento y las medidas sanitarias, podrían contribuir potencialmente a la transmisión del virus, al concentrar 1,971.

Asimismo, Jalisco es de las entidades que acumulan más defunciones provocadas por el COVID-19, ocupando la quinta posición al contar con 5,015 fallecimientos reportados al momento.

El día de ayer, Enrique Alfaro Ramírez, gobernador de Jalisco, emitió una advertencia a las tres regiones Jalisco que más han sido afectadas por los contagios de COVID-19.

De acuerdo a una gráfica que el mandatario compartió en conferencia de prensa, las regiones de Norte, Altos Sur y Altos Norte, son las que se encuentran en una situación crítica debido a los altos niveles de ocupación hospitalaria con el 58.3%, 47.7% y 44.6%, respectivamente.

“Tenemos tres regiones sanitarias que están concentrando el crecimiento de contagio, es decir, más allá de lo que se está haciendo en Área Metropolitana de Guadalajara con medidas como el Botón de Emergencia que dio buenos resultados, entonces, en el mapa se puede ver por qué no podemos aplicar criterios parejos, porque hay zona como la Región Costa Sur que tiene 0% de ocupación hospitalaria, la región Costa Norte, a pesar de que está Puerto Vallarta, tiene apenas 12.7%”, señaló.

El gobernador pidió una intervención urgente por parte de los presidentes municipales de dichas entidades, e insistió que la recuperación económica no debe ser más importante que la salud de los ciudadanos.