Las calles del Centro Histórico lucen abarrotadas, con gente y comerciantes que no respetan la sana distancia e inclusive no llevan cubrebocas

Las calles del Centro Histórico de la Ciudad de México lucen llenas de peatones y automovilistas, pese al llamado de las autoridades a quedarse en casa para evitar los contagios de COVID-19, que han aumentado en las últimas semanas.

La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, ha hecho múltiples llamados a evitar salir de casa a menos que sea necesario, en tanto se ha aumentado la aplicación de pruebas de COVID-19 de forma gratuita.

En promedio se aplican al día 20 mil pruebas rápidas y de antígeno, en Macro Quioscos y Centros de Salud.

Imagen

Para evitar que las personas salgan de casa se suspendió la recepción o solicitud de documentos e informes en oficinas gubernamentales y se amplió la realización de trámites vía internet.

Sheinbaum Pardo también exhortó a los jóvenes a evitar las posadas en esta época navideña.

Cuestionada sobre si se impondrán toques de queda para evitar la presencia de gente en la calle, la jefa de Gobierno ha asegurado que no es necesario toda vez que la premisa del Gobierno Federal es no ejercer medidas coercitivas contra la población.

Por su parte, desde la Secretaría de Movilidad (Semovi) se han implementado ciclovías emergentes en las principales vialidades de la Ciudad y se implementarán a partir de esta semana los Códigos QR en la Red de Transporte Público (RTP) para detectar casos de coronavirus.

Las recomendaciones para prevenir el COVID-19 al utilizar el transporte público son:

  • Usar cubrebocas y guardar silencio.
  • Mantener abiertas las ventanas para que circule el aire.
  • Lavarse las manos o utilizar gel antibacterial antes y después de utilizar el transporte público.

Al corte del 7 de diciembre, la Ciudad de México suma 233 mil 577 casos conformados de coronavirus acumulados y 18 mil 268 muertes