Raúl Morón le pidió ayuda a Lázaro Cárdenas y Leonel Godoy.

Quiere retrasar los resultados que encabeza Cristobal Arias.

Ya solo quedan cuatro incógnitas en torno a las candidaturas de Morena.

Y justamente se tratan de las más complejas para lograr cierta unidad.

Los aspirantes de Guerrero ya lograron una postergación de los resultados y la garantía de que se realizará un nuevo sondeo.

Un poco más al norte, en la pelea por Michoacán, podría repetirse ese escenario.

Michoacán es un caso extraño. Por un lado, todas las encuestas en los últimos 12 meses dan como claro ganador a Cristobal Arias.

Pero por el otro, Raúl Morón y su aliado el ex gobernador Leonel Godoy no se dan por vencidos.

Según se  pudo saber que Morón pidió a través de Godoy que se active una operación al más alto nivel de Palacio Nacional para lograr un retraso en la entrega de los resultados del sondeo que ya se levantó y que daría como ganador al senador Arias.

Godoy tiene una relación muy fluida con Olga Sánchez Cordero, a quien le habría pedido su intervención ante Mario Delgado.

La misma tarea le habría encomendado a otro ex gobernador de su tierra: Lázaro Cárdenas Batel.

La idea de Morón es ganar tiempo para lograr una mejora en su imagen local, que ha sufrido como pocos los problemas históricos de inseguridad y violencia.

Sin descripción disponible.